¿Qué es el benchmark?

El comienzo de una startup en el mercado puede ser difícil en un escenario de alta competitividad y una necesidad constante de actualización para mejorar las soluciones comerciales. ¿Cómo se puede lograr esa vanguardia para no a caer en el olvido y estar siempre en el top of mind del mercado? Hay herramientas como el benchmarking, que permiten analizar los aciertos y errores de otras compañías para extraer ideas aplicables a la realidad de una determinada organización.

Benchmark, ¿qué es?

El benchmark es un proceso para comparar la evaluación del rendimiento de una inversión o procesos comerciales, según los resultados de la industria a la que pertenezca la startup. Un vocablo anglosajón que aúna las palabras bench (banco, mesa) y mark (marca) con un significado parecido a “medida de calidad”.

¿Cómo hacer benchmarking?

La startup que desee ponerlo en marcha debe haber realizado el proceso de redacción comercial, es decir, el análisis y estudio de los competidores. Una vez que se tiene toda la información necesaria sobre el mercado en el que se va a trabajar y unos objetivos muy definidos, el benchmarkingserá latécnicaempleada para comparar las métricas clave (ingresos brutos, ganancias netas, márgenes de ganancias, etc.) y los índices de rotación, una medida de gestión del capital humano para identificar problemas de insatisfacción laboral.

Tipos de benchmarking

Lograr el máximo rendimiento a esta técnica conlleva enfocar el análisis desde cuatro perspectivas diferentes*:

  1. Perspectiva financiera: las pérdidas económicas por fraude o riesgo.
  2. Perspectiva de procesos internos: detectar operaciones más eficaces y eficientes de la cadena de valor, visibilizar las acciones exitosas y aplicarlas a otras áreas de la compañía.
  3. Perspectiva de crecimiento: llegar al origen del desarrollo, expansión y aumento de cuota de mercado de los modelos de negocio similares (aunque no operen en el mismo mercado).
  4. Perspectiva del cliente: uno de los focos más importantes para saber cómo logra la competencia el éxito en los servicios de sus clientes y consumidores.

Benchmarking: ejemplos

Uno de los ejemplos más significativos de benchmarking es el que desarrolló Starbucks hace unos años al verse amenazada por las empresas de comida rápida. Para mejorar la situación, la conocida cadena de cafeterías estadounidense quiso proteger y trabajar en la rapidez de la preparación de sus cafés, algo que sabía que le diferenciaba de su competencia. Tomó como modelo de negocio a Toyota, el fabricante automovilístico es reconocido por su optimización en el tiempo de producción de sus coches. Una vez realizado el análisis, aplicaron las conclusiones obtenidas para tomar las medidas necesarias y así aumentar su cuota en el mercado: rediseño del espacio de trabajo, nueva disposición de utensilios y máquinas para la preparación de sus productos.

La innovación de las startups es la clave de su éxito, no temas buscar ideas en otras corporaciones aplicables a tu organización. Busca opciones, la inspiración la puedes encontrar en el lugar más inesperado. Busca más allá de tu sector y aplica el benchmark para lograr sentar las bases que te permitan crecer destacando sobre el resto.

*(Fuente: EAE Business School)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *